lunes, 16 de febrero de 2015

Croquetas de bacalao

Mezclar algo tan español como las croquetas con pescado es un acierto siempre, por eso, estas Croquetas de bacalao son un magnífico plato para disfrutar siempre que te apetezca.

Croquetas de bacalao



Ingredientes para las Croquetas de bacalao (16-18 piezas):

  • 1 lomo de bacalao grande o varios pequeños cortados en trozos pequeños
  • 1 cebolla pelada y picada muy pequeña
  • Sal gorda
  • Pimienta negra molida
  • Pan rallado
  • 2-3 huevos batidos
  • Harina
  • Aceite de oliva virgen
Bechamel:
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina normal
  • 1L de leche semidesnatada aproximadamente (probablemente necesitemos menos)
  • Sal
  • Pimienta blanca molida
  • Nuez moscada
Elaboración de las Croquetas de bacalao (16-18 piezas):

Primero tenemos que elaborar la bechamel, para ello, colocamos la mantequilla en un caldero y dejamos que se derrita. Cuando lo haga, añadimos la harina y removemos bien con una cuchara de madera durante entre 3-5 minutos para que se integren bien los 2 ingredientes. Una vez pasado el tiempo, apagamos el fuego y dejamos enfriar.

Mientras se enfría, en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, añadimos la cebolla y dejamos que se poche (5-7 minutos aproximadamente). Una vez que la cebolla esté transparentando, agregamos el bacalao para que se cocine. Salpimentamos. 

Se cocinará rápido ya que lo hemos cortado en trozos pequeños. Reservamos.

Una vez fría la mezcla entre harina y mantequilla, procedemos a la segunda parte.

Calentamos la leche en un cazo.

Cuando esté caliente, ponemos el caldero con la mantequilla y la harina al fuego. Cuando empiece a hervir, que será en seguida, vamos echando la leche poco a poco y removiendo al mismo tiempo con unas varillas manuales.

Al estar la leche caliente, "cuajará" en seguida la mezcla, pero hay que seguir echando leche poco a poco hasta obtener la consistencia deseada. En este caso al ser para croquetas debe ser espesa. 

Añadimos el bacalao con la cebolla.

Removemos durante 15 minutos sin parar. Cansado pero necesario.

A los 10 minutos, salpimentamos y rallamos un poco de nuez moscada. Probamos.

Rectificamos por si hiciera más falta sal o pimienta. Tiene que quedar sabroso.

Una vez pasado el tiempo, vertemos en una fuente amplia y cubrimos con papel transparente justo sobre la masa, es decir, tocando la masa para que así no se forme costra.

Esperamos que se enfríe y metemos en la nevera hasta el día siguiente.

Pasadas 24 horas, sacamos la masa de la nevera.

Cogemos 3 tuppers amplios. En uno colocamos el huevo batido, en otro la harina y en el tercero el pan rallado.

Cogemos masa con 2 cucharas hondas o con las manos, como prefiramos y hacemos bolas.

Pasamos por harina, huevo batido y pan rallado.

En mi caso, lo pasé 2 veces por huevo batido y pan rallado. Es decir:
  1. Harina
  2. Huevo batido
  3. Pan rallado
  4. Huevo batido
  5. Pan rallado
Quería probar y quedaron muy crujientes.

Guardamos en otro tupper o en varios. Si queremos congelar las croquetas sin freír, lo mejor es guardarlas en tuppers sin que se toquen unas croquetas con otras y ponerlas en el congelador. Una vez congeladas, las sacamos y las pasamos a bolsas de congelar.

Toca freír las croquetas.

En un cazo alto, vertemos suficiente cantidad de aceite de oliva virgen que cubra las croquetas por completo. Encendemos el fuego y esperamos a que se caliente el aceite. Tiene que estar suficientemente caliente por que si no se nos abrirán las croquetas.

Freímos por tandas de 3-4 croquetas, nunca más para que no se baje la temperatura del aceite.

Dejamos escurrir en un plato con papel absorbente.

Servimos.

¿Qué les ha parecido la receta? ¿Han preparado alguna vez croquetas de bacalao? ¿Tienen algún truco más para elaborar estas croquetas?