martes, 29 de julio de 2014

Albóndigas caramelizadas a la soja con vermut

Me encantan las albóndigas pero siempre las hago de la misma manera. Si te pasa lo mismo que a mí, te presento una manera original, sabrosa y muy sorprendente de elaborar un clásico diferente.


Albóndigas caramelizadas a la soja con vermut


Ingredientes para las Albóndigas caramelizadas a la soja con vermut (4 personas):
  • 500 gr de carne picada (cerdo, vacuno o mezcla). Yo usé carne picada ecológica de vacuno 
  • 1 cebolla roja picada muy fina
  • 1 diente de ajo picado muy fino
  • 1 huevo batido
  • 5 cucharadas soperas de Pedro Ximénez
  • 6 cucharadas soperas de salsa de soja baja en sodio (o la normal si es la que tienen en casa)
  • 6 cucharadas soperas de Vermut rojo
  • 1 cucharada de café de 5 especias chinas (opcional)
  • Harina para rebozar (trigo, trigo sarraceno, millo...)
  • Aceite de oliva
  • Sal gorda
  • Pimienta negra molida


Elaboración de las Albóndigas caramelizadas a la soja con vermut (4 personas):

Albóndigas caramelizadas a la soja con vermut 2

En un bol, mezclamos la carne picada elegida junto con la cebolla y el ajo picados, el huevo batido, 2 cucharadas de salsa de soja, 2 cucharadas de Pedro Ximénez, la cucharadita de 5 especias chinas, un puñado de sal y una pizca de pimienta.

Removemos bien para que se integren todos los ingredientes.

Hacemos bolas con las manos y las vamos colocando en un recipiente.

En un tupper, vertemos la harina y vamos colocando cada albóndiga para que se enharine bien pero eliminando el exceso.

En otro bol pequeño, vertemos el resto de salsa de soja, Pedro Ximénez y Vermut rojo.

Colocamos una sartén en el fuego, cuando esté caliente, añadimos el suficiente aceite para freír bien las albóndigas.

Freímos las albóndigas bien por tandas y por cada lado hasta que queden doradas.

Reservamos en un recipiente hondo.

Verteremos el contenido del bol con la mezcla de líquidos sobre las albóndigas.

Retiramos el aceite de la sartén donde freímos las albóndigas y sobre ella colocamos el contenido del recipiente.

Cocinamos a fuego fuerte hasta que se reduzca la salsa y quede como caramelo, removiendo constantemente las albóndigas para que se caramelicen por todos sus lados.

Servimos con una ensalada o con unas hojas de lechuga aliñadas para complementar el plato.

¡Que aproveche!.