jueves, 10 de abril de 2014

Tarta de zanahoria con frosting de queso

Una deliciosa tarta de zanahoria bañada en una crema de queso que combina perfectamente.


Tarta de zanahoria con frosting de queso


Ingredientes para la Tarta de zanahoria con frosting de queso (molde de 25cm):

Bizcocho:
  • 240 gr de harina tamizada
  • 450 gr de zanahoria rallada (aproximadamente 4 zanahorias grandes)
  • 125 gr de pasas
  • 4 huevos L
  • 260 gr de azúcar
  • 240 gr de aceite de girasol
  • 1 cucharada de café de aroma de vainilla
  • 4 cucharadas de ralladura de naranja
  • 2 cucharadas de café de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • Una nuez de mantequilla para engrasar el molde
  • Papel vegetal
Frosting o crema de queso helada:
  • 175 gr de queso de untar a temperatura ambiente (lo sacamos de la nevera 30 minutos antes de empezar a usarlo)
  • 450 gr de  icing sugar o azúcar glass
  • 125 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

Elaboración de la Tarta de zanahoria con frosting de queso (molde de 25cm):

Bizcocho:

Precalentamos el horno a 180º C.

En un bol mezclamos la harina ya tamizada, el bicarbonato y la ralladura de naranja. Reservamos.

En otro bol grande, batimos los huevos junto con el azúcar y el aroma de vainilla.

Añadimos el aceite de girasol, mezclamos. 

Vertemos la zanahoria rallada y las pasas. Mezclamos bien.

Añadimos los ingredientes del bol de harina en 3 tandas, mezclando cada vez para que se vayan integrando bien todos los ingredientes.

Colocamos el papel vegetal en el molde (un truco es arrugarlo bien, mojarlo un poco con agua y estirarlo para que se adhiera mejor a las paredes del molde). Tiene que quedar sin una arruga.

Engrasamos el molde con la mantequilla untada en un papel de cocina.

Vertemos la mezcla.

Tarta de zanahoria con frosting de queso (paso a paso)


Horneamos durante 30 minutos. Esto depende de cada horno. A los 30 minutos, pinchamos en el centro de la tarta con un palillo. Si sale limpio, sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Si salen restos de masa, dejamos otros 5 minutos y en ese tiempo, volvemos a comprobar hasta que el palillo salga limpio.

Una vez frío el bizcocho, desmoldamos.

Es mejor hacer el bizcocho el día antes, para que se enfríe completamente. Además, está más rico de un día para otro.


Frosting o crema de queso helada:

Batimos el queso de untar junto con la mantequilla con unas varillas eléctricas. Cuando estén bien integrados, vamos añadiendo el icing sugar o el azúcar glass en tandas.

Batimos durante unos 5 minutos.

Probamos y comprobamos que está delicioso.

Montaje:

Colocamos el bizcocho en una base, como un plato grande o un porta tartas.

Dejamos caer el frosting en el centro del bizcocho para que se vaya repartiendo por toda la superficie y los laterales.

Podemos ayudar con una espátula de cocina.

Metemos en la nevera y dejamos enfriar.

¡Que aproveche!.

Perdonen que no tenga foto de la tarta partida pero fue para un encargo y no podía "destrozarla". La próxima que prepare, sacaré una foto de un pedazo cortado y actualizaré la entrada.