lunes, 27 de agosto de 2012

Croquetas de atún

Un aperitivo clásico que nos saca, siempre, de algún apuro y que, además, están deliciosas en todas sus variedades. Prepararemos croquetas de atún en bastante cantidad para aprovechar unas cuantas recién hechas y otras cuantas las congelaremos para cualquier otro día en que no nos apetezca cocinar.

Croquetas de atún



Ingredientes de las croquetas de atún:
  • 8 cucharadas soperas de harina
  • 1 litro de leche *
  • 6 latas de atún en aceite de oliva
  • 1 cebolla blanca
  • 2 zanahorias
  • 2 huevos batidos
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Nuez moscada
  • Aceite de oliva
Elaboración de las croquetas de atún: Salen 50 croquetas

Pelar y picar muy fina la cebolla y la zanahoria.

En una cacerola alta  con un chorrito de aceite de oliva, ponemos la cebolla y la dejamos pochar durante 5 minutos, añadimos entonces la zanahoria y seguimos cocinando 10 minutos más. Desmenuzamos el atún y ponemos en la cacerola.

Calentamos la leche.

Empezamos a añadir la harina poco a poco, en tandas. Removemos con una cuchara de madera durante 1 minuto para que se cocina la harina en cada tanda. 

Ahora ponemos la leche poco a poco. Un chorro de leche, removemos con unas varillas hasta que la masa nos vuelve a pedir leche. Seguimos removiendo durante 20 minutos o hasta que la masa, una vez que remuevas, se separe de los lados y del fondo de la cacerola. Se nota perfectamente, así que no te apures si es la primera vez que haces croquetas.

Cuando ya se separe la masa, salpimentamos y añadimos la nuez moscada. Probamos y rectificamos si es necesario.

Volcamos la masa de las croquetas en un recipiente grande y cubrimos con papel film para que no se forme costra. Reservamos a temperatura ambiente hasta que se enfríe y, posteriormente, en la nevera durante 6 horas o hasta el día siguiente.

Como se hace


Empezamos a "crear" las croquetas. La forma más sencilla es utilizar 2 tuppers en los que pondremos el huevo batido y el pan rallado.

Nos ponemos un poco de harina en las palmas de las manos, cogemos un poco de masa con una cuchara y le damos forma con las manos. La ponemos en el tupper con huevo batido, la impregnamos bien moviendo el tupper y la pasamos al tupper con pan rallado. La movemos, eliminamos el exceso de pan rallado y reservamos en otro recipiente.

Así, hasta que terminemos con toda la masa.

*La leche se pone a ojo. 1 litro de leche es el máximo que pondremos e iremos añadiendo paulatinamente lo que nos pida la masa. Cuando veamos que no nos pide más, dejaremos de echar leche. En este caso, yo utilicé 700 ml de leche.

¡Que aproveche!.